jueves, diciembre 13, 2018

Han pasado ya unos meses desde que Mario Draghi anunció el famoso QE para la zona Euro. En su día hicimos un análisis sobre las consecuencias previsibles de dicha decisión (podéis leerlo aquí), y, tras unos meses de acción, es hora de evaluar los logros de una política tan inusual. ¿Está logrando el BCE sus objetivos?

En septiembre, el programa de compra de activos ha superado el objetivo mensual de 60.000M€, adquiriéndose un total de 63.000M€ de deuda por parte del BCE. La mayor parte (80%), pública. En mayo y julio también se superó el límite, por lo que parece factible que a término (Sept’16) alcance, e incluso puede que supere, la cuantía esperada: nada más y nada menos que 1.100B€ inyectados en la economía europea a golpe de impresora.

Los efectos directos que persigue el QE son claros: estabilizar la inflación en niveles próximos, aunque por debajo, al 2%; y aumentar el flujo de crédito en la economía. De forma indirecta, Draghi persigue un impulso exterior de la economía, vía exportaciones, gracias a una depreciación del Euro. ¿Lo está logrando?

En primer lugar, evaluaremos la principal misión del BCE: mantener a raya la inflación. El siguiente gráfico habla por sí sólo: Europa avanza inevitablemente hacia la deflación. El QE no está siendo capaz de contener la presión bajista de los precios, y las principales economías de la eurozona lo están notando. El caso español es sobradamente conocido, sin embargo, a la vista de los datos hay que poner bajo la lupa a Alemania y Francia, los dos principales motores del Euro. Cierto que el último dato comparable es Agosto, y, por tanto, aún había influencia de las materias primas baratas (petróleo, básicamente), pero la tendencia desde mayo es clara y ni tan siquiera los miles de millones inyectados serán capaces de frenarla.

Fuente: EUROSTAT

Fuente: EUROSTAT

En cuanto al segundo gran objetivo, la concesión de crédito, desafortunadamente, los datos no ofrecen un análisis más favorable. Como se observa en el siguiente gráfico, el crédito a agentes no financieros (empresas y familias, básicamente) en la zona Euro no es capaz de mostrar un sólo signo positivo mensual. En otras palabras, los miles de millones de Euros que van destinados al sector privado los están acaparando los bancos como parte de un proceso de saneamiento de balances. Además, no ven claro el horizonte a medio plazo y acumulan recursos con los que protegerse ante una posible tormenta, esperando a ver unos fundamentales macro más sólidos. A modo de ejemplo, en Agosto de 2015 los bancos comerciales tenían depositados en el BCE 680.118M€, un 11% más que en Agosto de 2014.

Fuente: BCE

Fuente: BCE

Por lo tanto, a día de hoy, tras 350.000M€ inyectados en la economía, ninguno de los dos grandes objetivos ha sido alcanzado. ¿Es pronto? Seguro que los amantes del dinero gratis se agarrarán a este clavo ardiendo, pero la realidad que muestran los datos es apabullante.

Hay algo que sí que está logrando Draghi: bonos soberanos con tipos de interés negativos. En el último informe de seguimiento de BBVA Research, se cifra en un 25% la deuda soberana que se encuentra en tipos negativos. Como los inversores tienen un único objetivo (ganar dinero), y su salario está vinculado a él, es fácil que acabemos en una situación en la que el BCE se quede como único comprador de deuda pública. Y, cuando la tormenta estalle de nuevo (es evidente que ningún agente económico confía plenamente en la recuperación), nos preguntaremos qué ha fallado en los cortafuegos entre finanzas públicas y sistema financiero. La solución, como siempre, vendrá del bolsillo del ciudadano.

Pero dejémonos de vicisitudes y vayamos a lo que nos atañe. ¿Qué ha logrado entonces el QE? Desde mi punto de vista, es evidente que el BCE está detectando un agravamiento de los problemas que llevaron a tomar semejante decisión a Draghi, pues es la única forma de argumentar el aumento de cuantía inyectada en el sistema. Y es que incluso el indicador que reaccionó más pronto y con más ferocidad al gas de la risa monetario, el tipo de cambio, parece cambiar la tendencia ante una más que probable subida de tipos en Estados Unidos:

Fuente: BCE

Fuente: BCE

Cada vez es menor la probabilidad de lograr la paridad, que actualmente se contempla en el caso de que Estados Unidos ralentice, de forma efectiva, su crecimiento.

Adicionalmente, cabe preguntarse si realmente un impulso de las exportaciones vía depreciación era necesario. La siguiente gráfica demuestra que no:

Fuente: BCE

Fuente: BCE


[Nota: El último dato corresponde a 2015Q2]

Queda patente que la irrupción de las políticas monetarias en la economía real no da sus frutos. Lo que está ocurriendo en la actualidad es que la guerra de divisas (junto con otras medidas proteccionistas) está llevando a un aplanamiento del comercio internacional, suponiendo un lose-lose para todos los agentes. A modo de ejemplo, en septiembre las exportaciones alemanas cayeron un 5,2% intermensual, debido, principalmente, al frenazo chino.

Que haya gente que siga defendiendo este tipo de actuaciones me parece, sencillamente, inexplicable. Queda patente que, además de incumplir sistemáticamente sus objetivos primarios, el QE está provocando daños colaterales en una economía frágil que navega sin un objetivo claro.

Una evaluación, independiente y profesional, del impacto real de las medidas de política económica debería ser un must en cualquier economía desarrollada. Por desgracia, actualmente imperan en nuestra sociedad la arbitrariedad y el sometimiento al dictamen de una o varias personas que, directa o indirectamente, hemos elegido.

Nos hemos quedado sin recorrido para que la política monetaria suponga un estímulo en la economía y ahora estamos atacando la política fiscal, cuyo resultado será exactamente el mismo. Lo peor, sin duda, es que las peores consecuencias de este tipo de medidas no se dejan notar cuando se implantan, si no cuando llega el momento de extirparlas del sistema. Y, quien no me crea, que piense qué le está ocurriendo a la FED en este mismo instante.

Tags: , , , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar