Castilla y León

Estamos a la vuelta de la esquina de las elecciones autonómicas y municipales. Y, para ser sincero, no me gustaría dejar pasar esta oportunidad para presentar, ante todo aquel que lo quiera leer, una visión lo más descriptiva posible de la región que me vio nacer y crecer: Castilla y León. Por tanto, los próximos posts van a girar en torno a los temas de carácter económico que creo relevantes para dibujar una panorámica de la realidad castellano-leonesa, de la forma más objetiva posible. Espero, de corazón, que sea de utilidad a la hora de depositar vuestro voto en las urnas el próximo 24 de Mayo.

Para que este pequeño análisis tenga un carácter lo más descriptivo posible, creo que es positivo organizarlo en apartados, de tal forma que, conforme el lector avance por ellos, se pueda ir cerrando el círculo. Empecemos:

1) POBLACIÓN: ¿Pierde Castilla y León habitantes?

Lo cierto es que es una sombra que planea sobre la región desde hace muchos años. Veamos la gráfica:

Fuente: INE

Fuente: INE

La primera lectura que se saca de ella, a grosso modo, es que la población en Castilla y León permanece estancada, en los niveles que tenía en 2006; se ve una cierta mejoría en los últimos años de bonanza económica (+54.000 personas), que se diluye durante la crisis, provocando un claro cambio de tendencia. Por lo tanto, primer mito confirmado: Castilla y León pierde población. En un horizonte a 10 años, la tendencia es claramente decreciente.
Adicionalmente, un análisis un poco más profundo de las cifras demográficas sí que saca a la luz una situación estructural, preocupante para cualquiera que quiera ver la Comunidad como un lugar próspero: La población castellano-leonesa envejece a pasos agigantados. Para que el lector lo entienda de forma gráfica, se ve claramente cómo el área que queda de color rojo y azul oscuro va menguando, migrándose principalmente hacia los colores morado y azul claro. Por poner cifras: En 2006, el 30% de la población de CyL tenía menos de 30 años; solamente 8 años después, este porcentaje se ha reducido 4 p.p., hasta el 26%. (-90.000 jóvenes).

Fantástico. Ya tenemos 2 mensajes claros: La población de Castilla y León está estancada, aunque con grave riesgo de decrecimiento estructural, y envejece a buen ritmo. Quizás, hasta ahora no haya descubierto la pólvora. Sin embargo, este análisis plantea una duda muy clara: ¿el decrecimiento de la población en los últimos años es fruto del envejecimiento o de un proceso de migración hacia otros lugares? Y, otra cuestión no menos relevante: ¿Están perdiendo todas las provincias población por igual? Hagamos zoom, para tratar de respoder a estas preguntas, en el período comprendido entre 2007 y 2013 (los datos que ofrece INE de nacimientos y defunciones solamente llegan hasta 2013):

Fuente: INE

Fuente: INE

En la anterior gráfica se extraen los distintos componentes de las dinámicas poblacionales: El crecimiento vegetativo (nacimientos menos defunciones), y el saldo migratorio, que será resultado de la diferencia entre la variación de la población y el crecimiento vegetativo. Pues bien, se observa claramente cómo en la Comunidad también estalla la crisis en términos poblacionales, produciéndose en primer lugar una deceleración en el saldo migratorio (columna verde), que acabó cayendo en 2013 por valor de -9.500 habitantes. O, lo que es lo mismo: En 2013, por primera vez, Castilla y León perdió población por motivo migratorio. Esto, como trataré de explicar, tiene mucho que ver con la estructura del mercado de trabajo en la región (donde domina el funcionariado público)y la naturaleza anticíclica de la economía. Como he dicho, lo veremos en próximos posts.

En relación a la segunda pregunta, en efecto, tenemos la descomposición por capitales de provincia para conocer cuáles han sido las que más población han perdido. Para este análisis, tomaremos como referencia el período temporal 2009-2014, por ser los años de decrecimiento poblacional:

Fuente: INE

Fuente: INE

León, Burgos y Salamanca (que, conjuntamente, suponen el 53% de la población castellano-leonesa, siendo las 3 provincias más pobladas después de Valladolid) han sido los principales donantes de población, -36.287 personas en 5 años (un 53% s/ el total). Por tanto, no se puede concluir que las capitales de provincia más pequeñas sean las más desfavorecidas en términos demográficos, aunque sí que es cierto que el proceso de despoblación que está sufriendo Castilla y León actúa por capas. Por poner un ejemplo, Valladolid, capital de la Comunidad, no ha perdido población hasta el año 2012, sin embargo, el ritmo de destrucción presenta una tendencia claramente creciente, con un claro efecto multiplicador.

Fuente: INE

Fuente: INE

2) DINÁMICAS ECONÓMICAS Y ESTRUCTURA PRODUCTIVA

Adam Smith en el s.XVIII ya establecía la prosperidad económica como palanca clave de crecimiento de la población, lo cual generaba más riqueza, moviéndose la rueda del crecimiento. Para que el lector pueda comprender los principales mensajes, comencemos por dos gráficos:

Fuente: INE

Fuente: INE

Fuente: INE

Fuente: INE

Ambos muestran la evolución del PIB (valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de una zona económica durante un período determinado de tiempo), que, como sabéis, es la medida utilizada internacionalmente para medir la riqueza de un país y su evolución económica. En el primer caso, he decidido hacer una panorámica que abarque desde 1980, comparada con la evolución de España en su conjunto, y, en el segundo, el período de crisis que hemos vivido en los últimos años, para ilustrar los mensajes más relevantes.

Estructuralmente, Castilla y León es una región anticíclica, es decir, que crece menos que el conjunto de España en la época de bonanza (el crecimiento medio durante el período 2000-2008 ha sido de 7,2% para España y 6,4% para Castilla y León) y decrece también a menor ritmo durante las crisis; por verlo gráficamente: En el primer gráfico, la línea azul turquesa está más años por debajo de la azul oscura, mientras que en el segundo, vemos cómo la situación se revierte. Esto es debido a su estructura productiva (de la que hablaremos más adelante).

Sin embargo, en los 2 últimos años esta macro-tendencia se ha roto de forma desfavorable para la región. Hemos decrecido más que el conjunto del país. Y, si bien es cierto que en 2012 se produjo, tanto en el país como en Castilla y León, el famoso turn-around del que tanto se habló, la destrucción ha continuado hasta 2013. En 2014, los datos reflejan un estancamiento (+0,7%), aunque lejos del crecimiento del conjunto del país (que, recordemos, se estima del 1,4%). Hablando en plata: la evolución de Castilla y León en los últimos tres años es claramente peor que la española, independientemente de la fase del ciclo.

Esta situación, ¿cómo repercute sobre la ciudadanía? Para ver la distribución de la riqueza, hay varias variables, aunque la más usada es el PIB per cápita; Además, Eurostat ofrece unos gráficos muy ilustrativos:

Fuente: Eurostat

Fuente: Eurostat

Fuente: Eurostat

Fuente: Eurostat

Ilustran la riqueza por habitante de las regiones de la UE, y he cogido un período de tiempo razonable para realizar las comparaciones. Gracias al código de colores (las regiones en azul están por encima de la media europea) ilustra claramente cómo ha retrocedido España en el último decenio. Castilla y León, por ser comunidad anticíclica, se ha quedado estancada (ligeramente por debajo de la media europea); desafortunadamente, no hay datos del último año, aunque apostaría a que ha retrocedido ligeramente.

Y todo esto, ¿a qué es debido? Veamos la estructura productiva:

Fuente: INE

Fuente: INE

Se observa claramente que Castilla y León es una región con una mayor preponderancia del sector Administraciones Públicas e Industria, en detrimento de los servicios (-9,6 p.p. con respecto a la media española); en cuanto a la construcción (englobada dentro del sector industria), tiene un peso similar en ambas economías; por último, a pesar de lo reducido de su tamaño relativo, llama la atención que el sector primario (agricultura, ganadería y pesca) pesa prácticamente el doble en Castilla y León que en el conjunto del país. Resumiendo: la comunidad ha sido incapaz de modernizar su economía a través de la migración de recursos (y, por tanto, puestos de trabajo de mayor productividad) hacia el sector terciario, intensivo en mano de obra cualificada. Se ha quedado en unos niveles más propios de los años 80, momento en el cual las economías desarrolladas aún podían vivir generadas de las rentas generadas en la revolución industrial. En el caso de Castilla y León, la mayoría de esa industria tiene nombre de empresas automovilísticas (y subcontratas, claro está), que mantienen sus fábricas en la región por las sustanciosas subvenciones que reciben. Mientras (como veremos más adelante), la comunidad aumenta su presión fiscal a ciudadanos, familias y PyMEs, penalizando su capacidad de crecimiento y generación de empleo.

En términos temporales se ve esta conclusión, entre otras, con mayor claridad:

Fuente: INE

Fuente: INE

El sector primario pierde peso relativo, también empujado por un sinfín de subvenciones europeas (PAC), que ponen en jaque la rentabilidad del sector y su sostenibilidad a largo plazo por desincentivar la innovación; algo parecido pasa en la industria, que pierde 3,7 p.p. en 14 años , en favor, básicamente, del sector público. Adicionalmente, el sector servicios crece 4,1 p.p. (por debajo de la media española, como hemos visto), empujado por dos subsectores de futuro: la hostelería y las actividades inmobiliarias.

Es decir, en Castilla y León, durante los últimos 14 años, hemos vivido de la PAC, de la construcción (gran parte financiada con fondos públicos, o, en su defecto, de Caja España) y de un aumento del turismo. Si alguien tiene más interés, puedo compartir un gráfico de contribución al crecimiento por sectores también la mar de interesante.

3) Mercado de trabajo: ¿son sostenibles los empleos actuales?

Ninguna economía puede ser explicada sin comprender el estado y dinámicas de su mercado de trabajo; al fin y al cabo, en una economía como la actual, el trabajo es la única forma de sobrevivir (e incluso mejorar, aunque algunos no lo crean) dignamente. Pues bien, ¿cómo evoluciona Castilla y León al respecto? Para comenzar, como todo análisis, unos gráficos:

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

He comenzado por donde se encuentra la mayor parte del empleo: el tejido empresarial. En el primer gráfico se observa claramente la evolución cíclica de la planta empresarial: durante el boom, hasta 2008, se crearon casi 30.000 empresas; desde ese año, la destrucción ha sido continuada, manteniendo un nivel de destrucción estable y quedándonos en niveles de 2005. En el segundo gráfico, de nuevo, observamos la estructura anticíclica de la economía castellano-leonesa: se crean menos empresas durante el auge, y se han destruido menos durante los peores años de la crisis; de igual manera, en 2014 la evolución ha sido claramente peor que la media española. ¿Cambio de tendencia de la economía de Castilla y León, o evolución positiva de la española? Creo que con las pinceladas que he dado, cada cual puede sacar sus propias conclusiones.

En la región, por tanto, hay 162.153 empresas (1 por cada 14 activos, un ratio similar a la media española). No obstante, es importante saber el tamaño de esas empresas porque la mayor parte del empleo se genera en la pequeña y mediana empresa. Veamos un par de gráficos:

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

Fuente: DIRCE

Dada la prevalencia del sector primario e industrial en la economía, las empresas castellano-leonesas son más pequeñas que la media española. Esto, aunque no lo parezca, tiene un gran impacto. Tienen peor acceso a la financiación, no innovan, y no generan empleo cualificado. Ahora que Caja España no va a tener el peso que ha tenido en la última década, veremos por dónde pueden salir. Sigamos.

Ya hemos visto que el número de empresas por persona activa en la región es muy similar (aunque ligeramente inferior a la media española); y, además, las empresas son más pequeñas y también afectadas por la crisis. ¿Cómo puede ser, sin embargo, que la tasa de paro sea 3,4 p.p. menor con respecto a la española (20,4% en CyL vs 23,8 en España en IT15, según la EPA)? Castilla y León ha destruido, desde 2008, 21.700 puestos de trabajo en agricultura, 33.900 en industria, 70.200 en construcción, y 46.900 en el sector servicios (+8,6 p.p., -8,9 p.p., -6,1 p.p., +3,3 p.p. respectivamente con respecto a la media española). ¿Os suena de algo? Esto tiene que ver, de nuevo, con la estructura productiva: la región destruye empleo masivamente en agricultura y en el sector servicios; en el primer caso, por ser un sector sobredimensionado y con incentivos perversos, en el segundo, por falta de adaptación a la realidad económica.

La realidad en el sector servicios, como podéis comprobar, es digna de ser evaluada. Máxime cuando la comunidad es la tercera en el ratio de habitantes por funcionario, superando a Madrid, que es donde está la mayoría del aparato estatal:

Funcionarios

Teniendo en cuenta que en Castilla y León habitan 2,5M de habitantes, el Ministerio de Hacienda dice que, aproximadamente, a 1 de Enero de 2014 hay la friolera de 380.500 funcionarios públicos, sin contar los trabajadores de empresas públicas que no van a cuenta de salarios públicos, aunque sí de los impuestos que pagamos. Ahí es nada.

Fuente: EPA

Fuente: EPA

El gráfico anterior está puesto a traición. Cualquiera que lo vea hará el siguiente comentario: ¡Pero si el sector servicios es el que más peso tiene, con diferencia, y además ha aumentado a lo largo de los años! Doy cifras, que ya sabéis que me gustan los gráficos claritos y después la explicación: el 70,2% del empleo en 1T15 proviene del sector servicios, la cifra más alta de toda la serie histórica; en España, dicha cifra, para el conjunto del territorio español, es del 75,8%, ligeramente superior. Lo cierto es que apostaría a que un porcentaje muy elevado (por no decir mayor del 100%, puesto que el sector privado es previsible que haya destruido empleo) de los 47.000 puestos que se han creado desde 2008 son funcionarios públicos.

Y esta situación, como no podría ser de otra manera, afecta de frente a la empleabilidad juvenil. Con un sistema económico incapaz de modernizarse y una creación de empleo basada en un sector tan maduro como es el público, los jóvenes (especialmente los más cualificados) tenemos serias dificultades para encontrar un empleo acorde con nuestra formación y expectativas profesionales. La tasa de paro juvenil en Castilla y León es del 53,6%, vs 51,4% a nivel nacional. Observando la serie histórica, se ve en la evolución del empleo que el tercer trimestre es, por cuestiones cíclicas (recogida de la uva, básicamente), el más favorable. Pues bien, el 3T12 la tasa de paro juvenil en la región era del 45,9%. O, lo que es lo mismo, incluso en momentos del ciclo económico más favorable los jóvenes castellano-leoneses no encuentran empleo en la región. No es de extrañar, por tanto, que desde 2008 el 44,1% de los activos menores de 25 años hayan desaparecido de las estadísticas. Se juntan aquí tres efectos: 1) Efecto desánimo. Evidentemente, muchos de los que apostaron por la construcción y demás han optado por formación, dejando de ser activos en la búsqueda de empleo; 2) Envejecimiento de la población; 3) Migración hacia otras regiones en busca de oportunidades laborales. Sea por lo que sea, es realmente preocupante.

4) Finanzas públicas: ¿Es Castilla y León autosuficiente?

En esta ocasión, vamos a ver cómo está la caja de la comunidad. Intentaré ser más conciso que en post anteriores, pues este tema es más delicado y difícil de comprender que los ya tratados (ya sabéis que podéis consultarlos aquí). Por todos es sabido la rigidez con la que tradicionalmente se han llevado a cabo los movimientos de caja en la Comunidad. Los responsables de ello, año tras año, se jactan públicamente de haber cumplido a rajatabla los objetivos de déficit; y es cierto, Castilla y León siempre ha sidouna referencia en términos de diseño y ejecución presupuestaria. Ahora comienza el debate de si con controlar el déficit es suficiente para cantar victoria, o el objetivo debería ser déficit 0, pero eso, amigos, para otro post.

No obstante, el punto que quiero reflejar aquí es: ¿es Castilla y León autosuficiente, o se nutre del modelo de financiación autonómico? ¿Los ingresos fiscales son suficientes para cubrir los gastos?

Empecemos, por tanto, por el principio: en 2014 Castilla y León ingresó, fiscalmente (es decir, a través de impuestos) 8.446 M€; gastó 9.735M€, Esto, en economía, se llama déficit: gastar más de lo que ingresas. No obstante, ¿es esto suficiente para cumplir con el objetivo? Para empezar, la región recibe unas transferencias, tanto de capital como corrientes, por un valor equivalente al 3,9% del PIB; para que el lector se haga una idea, en 2013 era del 7,1%. En resumen, que prácticamente se ha reducido a la mitad. ¿Tendrá eso algo que ver con la evolución económica y del mercado laboral de la región en los últimos dos años? Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Veamos algunos gráficos de BBVA Research que añaden un poco de ilustración al respecto:

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

No pretendo que los gráficos anteriores sean comprendidos a la perfección por el lector (para este tipo de variables hay que hacer cálculos ligeramente más complejos), como sí era mi intención en las anteriores entradas. Sencillamente, de un vistazo se puede ver claramente cómo la región gasta casi un 20% más por habitante que la media española; hay gastos que no son accionables, sin embargo, lo que BBVA Research considera “gasto territorializable”, además de serlo, esconde las partidas más relevantes, de ahí que haya decidido mostrar su detalle (Gráficos II y III). Se ve con una claridad meridiana el descenso de las ayudas regionales (aunque aún seguimos muy por encima de la media), y cómo la región gasta mucho más en sanidad, justicia, y (lo que a mí más me ha llamado la atención) en construcción y urbanismo. Las partidas sociales son fácilmente explicables por la estructura poblacional (envejecida, como ya vimos) y por una densidad de población muy baja (pocos habitantes en una extensión de terreno muy amplia); sin embargo, la partida construcción y urbanismo (y su evolución) solamente puede ser explicada de una forma: los responsables políticos se han dado cuenta de la debilidad de la economía y han decidido impulsarla a base de talonario público, tal y como está ocurriendo con la evolución del empleo actual (ya comentada en este post)

Y, como todo gasto tiene que tener un ingreso que lo sostenga, veamos qué ocurre con la partida de ingresos:

Fuente: BBVA Research

Fuente: BBVA Research

El gráfico anterior tampoco es fácilmente comprensible, lo acepto. Muestra cuáles son los ingresos públicos efectivos, tomando como base 100 el esfuerzo fiscal (recaudación por impuestos s/ PIB)medio de España. Y… ¿Qué nos enseña? Castilla y León tiene unos tipos impositivos similares a la media española, y, sin embargo, el gráfico nos enseña que recauda bastante menos que el país. Esto significa, sencillamente, que existe mucha diferencia entre el tipo impositivo teórico y el real, habiendo muchas deducciones y demás herramientas de ingeniería fiscal a disposición de los agentes de la región que provocan que los ingresos sean insuficientes para cubrir los gastos y necesitemos de ayudas del Gobierno Central para mantener el elevado Estado de Bienestar con el que contamos.

Y hasta aquí, estimados lectores, llega mi pequeño análisis de la economía de Castilla y León. Sé que no es exhaustivo, y que habrá mucha gente muy preparada (quizás incluso más que yo) que le verá muchos puntos débiles, y cosas que no he tratado. Sencillamente, quería hacer algo comprensible por la mayoría de personas que dediquen una parte de su tiempo a lo que yo escribo, y eso tiene un precio. Ya sabéis que cualquier pregunta, duda o sugerencia podéis compartirla conmigo aquí o dejarla en forma de comentario.

VALORA ESTE POST

MaloAceptableBuenoMuy buenoEstupendo (1 votos, promedio: 5,00 de un total de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *