domingo, abril 21, 2019

 

El populismo energético predominante en nuestro país no tiene límites. Llevamos tanto tiempo soportando decisiones marcadamente erróneas que normalizamos situaciones que deberían alarmarnos. No por cuestiones ideológicas. Sencillamente, porque nos empobrecen.

El próximo mes de abril el recibo de la luz subirá un 7%. Una luz que solamente deben pagar “los ricos”, o que solamente usan las malvadas “grandes empresas”. Y es que, al parecer, tras una colección de decretazos que suponen más de 5.000 millones al año a todos los españoles – más de 260€ al año por trabajador – ahora parece que prorrogar la supresión del impuesto del 7% a la generación podría ser considerado “electoralista” y, por tanto, permiten la reentrada en vigor del gravamen.

En los últimos 10 años el gasto medio por hogar en energía se ha incrementado un 34%. Las empresas también soportan uno de los mayores costes de Europa. Esto implica, por un lado, una pérdida relevante de competitividad internacional y, por otro, una doble pérdida de poder adquisitivo para las familias: el directo por el encarecimiento de la factura, y el indirecto por un incremento del IPC ante la subida de los costes empresariales.

Pero todo será por mantener la independencia y transparencia del proceso electoral. Modo irónico ON.

El precio medio final de la energía en el mercado eléctrico fue de 64,38 euros, un 6,3% más que el dato de 2017, siendo éste último ya un máximo desde 2008. La tendencia al alza de los dos últimos años, en un entorno de incremento de la demanda refleja, sencillamente, tremendos desajustes en el mercado energético.

Es curioso ver cómo la política energética es la principal responsable de la subida de la factura energética en nuestro país, en prácticamente todos los eslabones de la cadena de valor. Empecemos:

Primero, el mix de potencia instalada arroja ineficiencias cuando lo comparamos con el mix de energía producida. Energías ineficientes desde el punto de vista económico mantienen una capacidad instalada elevada en comparación con la electricidad generada, mientras que, por ejemplo, la energía proveniente de centrales nucleares sufre de la situación contraria. ¿Adivinan qué subyace a esta situación? Correcto. Los cientos de millones de subvenciones a las renovables que hemos pagado los españoles durante los últimos años, que han creado enormes parques renovables incapaces de producir energía de forma barata y sin interrupciones temporales.

 

La sobrecapacidad se paga. Especialmente, si es producida por modelos de subvenciones ineficientes y desincentivadores. La CNMC, en un informe de Enero de 2018, señala que “incluso   en   el   escenario   más   desfavorable considerado para la punta, el sistema eléctrico español podría prescindir sin riesgo de un 30% del parque de carbón existente. Esta cifra llega a alcanzar el 50% de dicho parque si se considera el escenario más favorable. Según el organismo, no sería necesario incorporar nueva capacidad de producción hasta el año 2021.

 

El sistema eléctrico español podría prescindir sin riesgo de, al menos, un 30% del parque de carbón existente. No necesitamos incorporar nueva capacidad de producción hasta el 2021, según la CNMC

 

La consecuencia de este modelo es un 11% de sobrecoste en el precio de la energía producida en España en el marco de los mercados eléctricos mayoristas europeos, según Eurostat. Una fiesta con cargo a su bolsillo.

Segundo, un 55% de lo que paga usted en factura son, sencilla y llanamente, impuestos. El twittero @absolutexe lo explica magistralmente en el siguiente gráfico:

 

¿Puede usted pagar menos por su electricidad? Notablemente. El 7% de la generación es sólo la punta de lanza con la que justifican el incremento de la factura eléctrica que pagaremos desde abril. Es cierto que existen muchos hogares con la tarifa congelada para el próximo año. Pero a día de hoy no tiene visos de que esta situación vaya a cambiar. Así usted probablemente no pagará en abril. Pero sí en 2020.

Todo, por evitar adulterar las elecciones generales. “El bien social”. Y tal.

 España se encuentra entre los países líderes en términos de precio de la electricidad pagada por ciudadanos y empresas. Todo un logro para nuestro gobierno socialista y su sucedáneo Podemos, vistas sus últimas propuestas.

 

El plan de transición energética presentado por Teresa Ribera, nuestra Ministra de Transición Energética, es un papel para cumplir con los compromisos adquiridos con Bruselas pero vacío de contenido. Al menos, si lo miramos desde la óptica del que quiere un sistema energético competitivo, sostenible y seguro con el que cubrir la evidente – y creciente – necesidad de electricidad en nuestro país.

Ahora Podemos pretende poner encima de la mesa el debate climático encima de la mesa, y no duden de que será una verdadera afrenta contra las eléctricas. Apuesto por repetir – e incrementar – el fallido modelo a las renovables y por la muerte de la nuclear, a parte de un coche eléctrico que aún no está desarrollado y que no permite afrontar los retos del transporte.

¿Saben en qué se va a traducir esto? Nada como un ejemplo para que lo entiendan. Hace 10 ó 15 años, se puso muy de moda entre los intervencionistas un modelo de gestión del tráfico en las grandes urbes consistente en gravar de forma directa el estacionamiento de vehículos. Así nació, primero, la zona azul y, después, la zona verde. El objetivo era atajar la contaminación de las ciudades más grandes del país.

Hoy, las zonas de estacionamiento regulado predominan los municipios españoles. Grandes y pequeños. Con elevados grados de contaminación y sin ellos. Una vez logrado el objetivo de empobrecer al ciudadano, proponen nuevas medidas – de extracción fiscal, claro – para solucionar los mismos problemas. Ahora que la población ha normalizado una situación que nunca debería haberse producido porque no ataja los problemas de raíz, sacamos la misma guerra a primera plana para seguir sablando el bolsillo del ciudadano.

Cuando le hablen de pobreza energética los mismos que pretenden subirle los “impuestos verdes”, recuerde: no está cediendo su libertad para salvar el planeta. Está concediendo un cheque en blanco sin contrapartida.

Tags: , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar