lunes, noviembre 12, 2018

Hay decisiones que por ser previsibles no reducen su daño a la economía. El Gobierno de Pedro Sánchez, una vez cogido el pulso a los impuestos que afectan directamente a los ciudadanos, está comenzando la subasta por incrementar el gravamen a empresas. Para que tanto empresarios como ciudadanos se vayan acostumbrando, usan los medios de comunicación a modo de globo sonda. Durante los últimos días no he parado de leer frases como “Los ingresos por impuesto de sociedades se mantienen por debajo de los niveles de 2007, año precrisis”

Este mantra, sencillamente, es una herramienta de concienciación ciudadana ante la extracción coercitiva de impuestos que van a tener que afrontar. Concentra todos los elementos de un gobierno intervencionista y manipulador: es falso, incita a la reacción y no añade valor al análisis.

En primer lugar, en el año 2007 nuestra economía navegaba en plena burbuja. El PIB creció a un ritmo del 3,8% interanual, el paro se situaba en el 8,3%, las empresas incrementaban su cifra de negocios un 6,2%, y un largo etcétera. Denominar a esta situación excepcional período precrisis, y cogerla como referencia, además de faltar a la verdad, es tratar de resucitar los factores que nos llevaron a la peor crisis de nuestra historia.

La crisis en España no se inicia hasta 2009, en 2010 se produce una ligera recuperación -los famosos brotes verdes, causados por un déficit público sin precedentes -, y es en 2011 y 2012 cuando la economía entra en fase terminal, con indicadores como la prima de riesgo o los Credit Default Swaps disparados.

España nunca va a volver, afortunadamente, a una economía de fin de ciclo alcista como la de 2007.

En segundo lugar, pensar que las empresas españolas están preparadas para afrontar una mayor presión fiscal es, sencillamente, ignorar la realidad a la que se enfrentan en la actualidad.

Según la Central de Balances publicado por el Banco de España, las empresas no financieras españolas han soportado seis años de descenso continuado en su resultado bruto de explotación. Incluso en el año 2010, con un incremento del EBITDA del 0,1%, los impuestos sobre beneficios registrados en sus cuentas anuales se incrementaron un 23,4%.

Si dejamos atrás el período de crisis y nos centramos en años de clara expansión económica como 2014 y 2015 -últimos años para los que existen datos de impuestos registrados en las cuentas anuales y recogidos por el BdE –el crecimiento de la cifra de negocios promedio fue del 2,4% interanual, mientras que los recursos destinados a impuestos se incrementaron casi un 32%.

Ante estas cifras, no es de extrañar la evolución del número de empresas con problemas de supervivencia. Durante el 2017 presentaron el concurso de acreedores 4.143 empresas, una cifra más similar a la del año 2010 -4.990 -que a la del año 2007 -949.

Las empresas españolas son las grandes olvidadas de la recuperación económica, y pensar que pueden actuar como cajeros automáticos a merced de políticos intervencionistas y amantes del dinero ajeno es obviar que son el pilar de generación de crecimiento y prosperidad social.

El informe Paying Taxes 2018, elaborado por PWC, señala que la presión fiscal de las empresas españolas está por encima de la media de la OCDE, con casi el 47% de sus ingresos destinados a pagar sociedades, IRPF y otros impuestos. Otro informe elaborado por la OCDE, también habla en los mismos términos: En cuanto a Seguridad Social a cargo del empleador (empresario), España ocupa el dudoso honor de ser el quinto país de la OCDE.

Con los datos en la mano, la intención puramente recaudatoria de la revisión del impuesto de sociedades que pretende llevar a cabo el gobierno de Pedro Sánchez es evidente: Desde 2009, los ingresos por impuesto de sociedades se han incrementado un15%, mientras que el número de empresas operando en España se ha reducido un 2%. Con un número de empresas similar al de 2010 -año de los brotes verdes, recuerden -estamos recaudando un 43% más.

Tampoco es cierto que las grandes empresas paguen pocos impuestos. Según un estudio de Javier Santacruz para Civismo, los tipos efectivos sobre el resultado bruto de explotación que pagan las empresas según su tamaño son: 41,67% pequeña empresa, 51% mediana y 61,57% las grandes.

Las empresas que han logrado sobrevivir a la peor crisis económica de la historia contemporánea se enfrentan a un contexto económico en el que sus consumidores -los ciudadanos -han visto cómo les han incrementado la presión fiscal sistemáticamente desde 2011, y cómo bienes de primera necesidad, como la vivienda, se han encarecido de forma relevante. O, lo que es lo mismo, una reducción evidente de la renta disponible que ha provocado que el gasto medio por hogar aún esté claramente por debajo de los niveles de 2009.

Pensar que en este entorno se les puede incrementar la presión fiscal sin afectar negativamente a la actividad económica es creer en los cuentos de hadas. Un aumento generalizado del impuesto de sociedades va a ir directamente contra la creación de empleo. Con un resultado neto antes de impuestos que es el 6,2% del importe de la cifra de negocios, la sensibilidad del empleo ante un incremento de los impuestos es muy elevada.

En cuanto a los impuestos finalistas planteados para las grandes empresas -impuesto a la banca e impuesto a la economía digital -, dada la rigidez laboral con la que cuentan estas grandes empresas y la estructura de los mercados en los que operan , la subida de impuestos la va a pagar usted, a través de incrementos en el precio. (click aquí y aquí para leer mis análisis).

Gobernar con una minoría en el Parlamento y con acuerdos con un amplio abanico de partidos políticos deseando cobrar la factura por la llave de gobierno ya sabíamos que era difícil. Comprar voluntades con el dinero de su bolsillo e hipotecando el crecimiento del país debería ser, sencillamente, inasumible.

Tags: , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar