domingo, octubre 21, 2018

 

 

Prima de riesgo, CDS, caídas en el IBEX… vuelven los fantasmas al mainstream de nuestro país, con un leit motiv: la moción de censura. Tras el viernes, o cuando el esperpento político pase, la situación continuará y habrá que pasar a la siguiente fase del manual de comunicación intervencionista: los mercados, el eterno enemigo del pueblo.

La moción de censura solamente es la parte visible del iceberg. Pero hay más elementos, domésticos e internacionales que justifican la reacción de los mercados.

Una moción de censura sobre un gobierno que ha sido capaz de situar al país a la cabeza de Europa en términos de crecimiento, según los analistas más importantes a nivel internacional es un golpe a nuestra confianza que es necesario explicar.

Sí, además, se hace solamente unas semanas después de aprobar uno de los presupuestos generales del Estado más expansivos de toda la eurozona, con partidas de gasto consolidables que, sólo por si mismas, suponen casi 6.000 millones de euros solamente en el año en curso, es una amenaza a la estabilidad de nuestras finanzas públicas en el medio plazo.

Si, para poner la guinda al pastel, se lleva a cabo sin un plan alternativo claro y solvente, el pánico se apodera de los mercados. Y eso lo pagamos todos, empresas y familias. Porque cualquier agente que vaya a pedir dinero prestado dentro de un mes y medio va a tener que pagar un tipo de interés mayor sólo porque los responsables políticos de la oposición no saben muy hacia dónde dirigir el país.

La estabilidad institucional no lo justifica todo. Tener las capacidades recogidas en la Constitución para una moción de censura tampoco. El PSOE ha presentado res de las cuatro mociones de censura de la democracia española. Dos de ellas, Pedro Sánchez. La cuarta, Podemos.

Todas ellas fallidas, lo cual me hace pensar quién es en realidad el agente que no recoge las inquietudes y necesidades del pueblo, si los mercados o la izquierda de este país. Por supuesto que la corrupción tiene que ser combatida de forma implacable, pero la economía española avanza como un funambulista en una tarde de viento, y la famosa estabilidad institucional es uno de nuestros principales activos.

Podemos descontar -o no -que no se van a llevar a cabo las reformas estructurales que necesitamos. Pero la calma con la que discurría el país hasta la semana pasada demostraba confianza de los agentes internacionales en nuestra economía. La solución tiene un nombre claramente definido: elecciones generales anticipadas. Y los partidos políticos que están en la oposición tienen herramientas más que suficientes para forzar al Gobierno a convocarlas sin un desajuste económico que, repito, pagaremos todos.

En paralelo, familias y empresas podrían ver deteriorados sus finanzas de forma súbita en lo que queda de año por la parada en seco de los emergentes. Solamente el IBEX tiene el 21% de sus ingresos expuestos a la situación de Latinoamérica, donde Brasil y Argentina, dos de los países con mayor riesgo, concentran un 10,8%.

El sector bancario, por su parte, es reo de los incentivos a los que ha sido sometido en los últimos años por el QE y de su propia inacción. Programas políticos consistentes en soplar y sorber a la vez -esto es, aumentar los ratios de capital mientras mejora la solvencia del sistema -sin llevar a cabo ajustes severos en la reducción de créditos de dudoso cobro ni eliminar el vínculo entre sistema financiero y deuda pública son patadas hacia delante que engordan la burbuja. Ha ocurrido en más ocasiones en la historia y volverá a ocurrir.

Camuflar desequilibrios y evitar reformas estructurales solamente tiene un final: una crisis. Incluso, cuando la estrategia pasa por la bola de nieve más grande incluyendo a Europa y un nombre comercialmente atractivo al movimiento.

Italia, la cuarta economía de la eurozona y el país con más nivel de créditos morosos,, también vive una etapa de convulsión política en la que el Italexit podría llegar a ser una amenaza real. Sólo con esa posibilidad, el riesgo de impago de los agentes italianos se dispara. Tras sus propios bancos, la banca francesa, belga y española es la más expuesta a la deuda italiana, lo cual supone un impacto directo sobre empresas como Banco Sabadell, BBVA o Banco Santander, que acumulaban más de 28.700 millones en estos activos a junio de 2017.

En paralelo, aún queda Deutsche Bank como elemento sistémico de inestabilidad en el medio plazo para la eurozona. Si los planes de reducción de costes de la nueva cúpula directiva no funcionan y/o las condiciones financieras se recrudecen -que lo harán -podríamos estar ante el Lehmann Brothers europeo.

Todo esto pone en jaque la ya de por si dudosa subida de tipos de interés que había dejado deslizar el Banco Central Europeo en sus últimas intervenciones. Como si no hubiéramos acumulado los suficientes desequilibrios en la eurozona como para perpetuar un programa que ha mostrado reiteradamente su incapacidad para hacer frente a una inflación estructural baja.

Cuando las condiciones de crédito vuelvan a restringirse, tendremos que volver a oír que el BCE tiene que actuar, y que la voracidad de los mercados pone en jaque al euro. Como si los 2,2 billones de euros en incremento de deuda pública en manos del BCE desde mayo de 2014 no hubiera sido estímulo suficiente. O, mejor dicho, la tapadera perfecta para dejar de lado reformas estructurales que restan votos.

Tanto en España como en Italia, cualquier propuesta de Gobierno alternativa pasa por las soluciones mágicas de PSOE y Podemos. Es decir, cientos de miles de millones de euros a añadir al presupuesto público. En el caso italiano, la factura de las propuestas populistas es conocida: Un aumento de déficit que oscila entre 109.000 y 125.000 millones de euros. “¡Más madera!”

Y, a todo esto, ¿dónde queda Europa? La principal propuesta de las instituciones pasa por… oh! sorpresa! ser capaces de crear nosotros la próxima crisis, en lugar de importarla de Estados Unidos. ¿Cómo? Gracias a los European Safety Bonds, la réplica europea a los bonos basura norteamericanos. Lean, lean.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar