martes, agosto 21, 2018

Hace unos días encontré un post en un blog que me pareció interesante enriquecer acerca de los tipos de interés, las consecuencias de que estén en umbrales cercanos a 0 (e incluso por debajo) y su sostenibilidad a largo plazo. Tras reflexionar sobre ello, os dejo esta entrada. Ojalá dilucide alguna que otra pregunta y suscite el interés suficiente para ser criticada y/o comentada

¿Qué es el tipo de interés?

Un tipo de interés no es más que un precio; para ser más concreto, el precio del dinero. O, lo que es lo mismo, cuánto estás dispuesto a pagar (o cobrar) por detraer consumo futuro al presente (o, si eres prestamista, por dejar de consumir hoy para ahorrar).

Por lo tanto, primer punto básico. El tipo de interés es un precio.

¿Cómo se determina el tipo de interés?

Como todo precio, el tipo de interés se determina en el mercado (todos, salvo el tipo de interés de referencia de la zona Euro, que está fijado por el BCE). Por lo tanto, el tipo de interés es la intersección entre lo que están dispuestos a pagar los prestatarios y lo que están dispuestos a cobrar los prestamistas.

En el caso de la deuda soberana, el mecanismo es tan sencillo como una subasta en la cual el emisor de deuda (Estado) comunica al mercado qué cantidad de dinero necesita tomar prestado, y los inversores comunican qué cantidad de dinero están dispuestos a prestar y a qué precio (tipo de interés). De esta forma, mediante un mecanismo de subasta, se adjudica la deuda a cubrir y se determina el tipo de interés al que el Estado va a pagar esa deuda.

Segundo punto clave: Los tipos de interés a los cuales se emite deuda pública se determinan en función de la demanda de mercado. A mayor demanda, menor tipo de interés (precio del dinero)

¿Qué indican los tipos de interés?

Hay un tema clave que no está lo suficientemente inculcado entre la gente y, a mi entender, debería ser de culturilla general: los tipos de interés son el indicador básico de riesgo financiero. Y, además, la relación entre tipo de interés (rentabilidad) y riesgo es directa. Es decir, que a mayor rentabilidad, sea cual sea el producto financiero del que estemos hablando, el riesgo de impago es mayor.

¿De qué dependen los tipos de interés?

Creo que es muy relevante vincularlo con el punto anterior (la percepción de riesgo), para una mayor comprensión de la situación actual. Aunque existen muchos factores que influyen sobre los tipos de interés, los más relevantes son:

  • Tiempo: Parece evidente que cuanto mayor sea el período de tiempo en el cual el Estado se compromete a devolver la deuda contraída, mayor será el riesgo que el inversor debe de asumir derivado de la incertidumbre. Parece lógico pensar que, en condiciones normales, estamos preparados para predecir la evolución de un país en los próximos 2/3 años, pero no la de los próximos 10 años, de ahí que la rentabilidad (tipo de interés cobrado por el inversor) sea mayor para un bono a 10 años que para 1 a 10 meses.
  • Liquidez y solvencia de la entidad emisora: No olvidemos que el factor más importante de cualquier deuda (pública o privada) no es su cuantía, si no la capacidad de devolución de la persona/entidad emisora. Y esto es tan sencillo como que asumir deuda para momentos de tensión de liquidez o para proyectos de crecimiento no es malo, ni mucho menos. Todo lo contrario. La deuda se convierte en un elemento cancerígeno cuando la solvencia de la persona/entidad emisora a largo plazo se pone en entredicho. Por tanto, cuanto menos solvente sea el emisor, un mayor tipo de interés tendrá que cobrar el inversor puesto que el riesgo de impago asumido es mayor. Y, de aquí se deriva otro punto relevante: La deuda soberana ha sido tradicionalmente considerada un activo riesgo, es decir, prácticamente exenta de riesgo de impago. Por eso, miles de productos financieros garantizados invierten en ella, y por eso los tipos de interés que ha pagado tradicionalmente son tan bajos. Y por eso, también, Alemania está pagando rentabilidades negativas mientras que Grecia ni tan si quiera puede emitir deuda por las elevadas rentabilidades que le exigen.

¿Qué significa un tipo de interés negativo?

Para comprender bien esta pregunta, hay que partir de una base: los inversores tienen un único objetivo: ganar dinero. Nadie invertiría en ningún producto que, no sólo no te permitiría ganar dinero si no que te cobraría algo cuando retiras tu dinero.

Es decir, no va a existir un pago por parte del inversor al Estado alemán cuando venzan los bonos que ahora mismo están en negativos. Queda claro que no hay un flujo monetario. No obstante, sí que hay pérdida de dinero, o, al menos, de poder adquisitivo

Para explicar esto es relevante entender que el tipo de interés negativo que todos conocemos es el T.A.E (Tasa anual equivalente), y no el TIN (Tipo de interés nominal). El TIN siempre va a ser mayor que 0, sin embargo, el TAE, que incluye la inflación, puede ser menor que 0 porque lo que devuelven al inversor por el dinero prestado es lo mismo que cuando invirtió y, sin embargo, los precios han subido. Para que nos entendamos, cuando el inversor invierte a día de hoy 10€ en bonos del Estado alemanes podría comprarse 5 cajas de huevos. Sin embargo, cuando el Estado alemán le devuelva ese dinero dentro de X años no podrá comprar 5 cajas de huevos, podrá comprar menos porque los precios han subido. Ha perdido poder adquisitivo. A esto en economía se le llama coste de oportunidad (lo que dejas de hacer cuando tomas una decisión económica). Y, efectivamente, teniendo en cuenta el coste de oportunidad, el inversor pierde dinero (aunque no suponga salida de caja)

¿Por qué surgen los tipos de interés negativos?

Como ya he comentado, los tipos de interés se fijan mediante el procedimiento de subasta. Por tanto, un TIN=0 surge, sencillamente, porque hay tal demanda de bonos del Estado alemán que el precio baja hasta llegar a 0, en cuyo momento el Estado adjudica la deuda necesaria.

Y esto, a su vez, es provocado por la condición de Alemania como locomotora de Europa y a sus bonos como los activos más seguros del mercado. Si a esto le añadimos el QE que ha aprobado hace un mes y medio la ecuación es sencilla de cuadrar.

Como ya he comentado, los inversores quieren ganar dinero, y además con el menor riesgo posible. Así que acuden a bonos del Estado alemanes. ¿Y por qué compran esos bonos si saben que la rentabilidad es 0 o muy baja? Muy sencillo, son conscientes de que el BCE va a comprar bonos en el medio plazo y pretenden operar en el mercado secundario o de repos para obtener rentabilidad sobre un producto que, per se, no la tiene. Es decir, lo tienen en cartera pero en principio no esperan llegar al plazo de devolución, ganando dinero por el camino.

¿Qué significan los tipos de interés negativos?

Esta pregunta es muy sencilla. Significan, ni más ni menos, que hay más demanda que oferta. O, si lo queremos ver de otra forma, que la percepción del riesgo de mercado en el resto de instrumentos financieros es muy elevada y los inversores quieren tener un “colchón” sobre el que apoyarse en caso de que el resto de activos financieros no renten tanto como esperan. No significan ni deflación, ni estancamiento, ni nada por el estilo. Solamente, percepción de riesgo.

.- ¿Qué implican tipos de interés negativos? ?

Existen varias implicaciones clave para el desarrollo de la economía en los próximos meses:

  • Curva de tipos cupón cero. Esta curva es, sencillamente, los tipos de interés que rentan los bonos del Estado en los cuales se devuelve el principal + los intereses a vencimiento, en función de su período de devolución. Como ya he comentado, los bonos a más largo plazo deben rentar a un tipo de interés mayor que los de corto plazo, y hay estudios que ya han demostrado que una inversión de esta curva de tipos es sinónimo claro de burbuja financiera y, por tanto crisis. Y, con un bono a 5 años que rente un 0%, es evidente el riesgo de que la curva se aplane y/o tome una dirección inversa.
  • Asunción de riesgos: Esto tiene que ver con el punto anterior. Con una facilidad de depósito negativa (una señal del BCE para que los bancos comerciales pongan el dinero a funcionar y concedan crédito) y unos bonos del Estado que ofrezcan rentabilidades tan bajas, los inversores tienen que acudir a productos con un mayor perfil de riesgos para aumentar la rentabilidad de sus carteras y saciar el apetito de sus clientes, que si no llevan su dinero al gestor de al lado. Esta asunción de riesgos ya se está comenzando a descontrolar, y en la economía ya se están dando síntomas de burbujas financieras (derivados, básicamente), de deuda pública y en algunos mercados, como el tecnológico.

Como siempre, gracias por estar ahí.

Hasta pronto!

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar