lunes, agosto 20, 2018

Cuando comencé esta web, hablamos de Islandia como un ejemplo de políticas económicas keynesianas, al servicio del libre mercado, para atajar los problemas económicos derivados de la crisis (es uno de los post más leídos, y puedes consultarlo aquí). Ocurrió hace ya unos meses (Marzo, para ser exactos), e Irlanda ya comenzaba a afianzar una situación estructural de crecimiento basada en soluciones al más puro estilo Hayek. Este post trata precisamente sobre eso: Una alternativa para salir de la crisis.

Antes de continuar, una breve historia. Irlanda, como España, experimentó una situación de elevado crecimiento sostenido en el tiempo durante los últimos años del siglo XX y primeros del XXI. La explicación es muy sencilla: Bajos impuestos, que actuaron como herramienta de atracción de grandes multinacionales tecnológicas (con la consiguiente creación de empleo y de actividad económica); dinero fácil, con tipos de interés muy bajos y claros incentivos al endeudamiento; elevada inversión pública, especialmente derivada de la inclusión en la zona Euro y motivada por los fondos de cohesión y demás recursos provenientes, básicamente, de Alemania y Francia; y una explosión del sector de la construcción, que, como bien sabemos en España, es mano de santo a la hora de llenar la boca de la clase política sobre la bonanza de la economía.

Fue precisamente el exceso de oferta en el mercado inmobiliario lo que hizo estallar la crisis en el país. El pinchazo de las hipotecas sub-prime, junto con una contracción económica severa, hicieron de nuestro socio irlandés el segundo país europeo rescatado (Nov-2010). Recibió de La Troika 85.000M€ para salvar al Anglo Irish Bank y sanear su economía. En sólo unos meses, Irlanda reestructura su sistema bancario y crea un banco malo que haga frente al gran reto que tenía en el sector inmobiliario. Además, rebaja el IVA del 13,5% al 9% en sectores capaces de crear empleo, hace ajustes en el mercado laboral orientados a reducir los costes laborales, y logra reajustar su partida de gastos en un importe equivalente al 18% de su PIB (reforma de pensiones, venta de patrimonio público, etc.). Como única medida de subida de impuestos, una recaudación de 100€/año por cada casa.

De esta forma, logra reducir su déficit público 19,8 p.p., pasando de un alarmante 32,55% a un 12,75%, en solamente un año (2011). recordemos que 2010 fue el año en el que la UE dio carta blanca a aplicar políticas de estímulo público para contrarrestar la crisis. Gracias a este decidido impulso por la consolidación fiscal, el BCE inicia la compra de deuda irlandesa ya en agosto de 2011, lo cual, lejos de provocar una situación de acomodamiento en el ejecutivo, impulsa sus reformas, anunciando una reducción del gasto público de 1.400M€ para 2012 (incluyendo un plan de reajuste en la plantilla pública que preveía un despido de 23.500 funcionarios en 4 años). Con esta evolución económico-política, Irlanda es capaz de emitir 500M€ de deuda en el mercado primario en diciembre de 2012, solamente 2 años después de iniciar su plan de asistencia financiera.

¿Cuál ha sido el resultado de este duro proceso? Veamos qué dice la Comisión Europea en sus últimas predicciones para la eurozona:

Fuente: Comisión Europea

Fuente: Comisión Europea

Como se aprecia con claridad, solamente Irlanda y Polonia serán capaces de crecer a un ritmo mayor del 3% en 2015; para el caso irlandés, además, ese crecimiento se mantiene en 2016. ¿Qué grado de responsabilidad tiene el gasto estatal en esta evolución?

Fuente: OCDE

Fuente: OCDE

Fuente: OCDE

Fuente: OCDE

Fuente: OCDE

Fuente: OCDE

Sin duda, lo mejor que tiene el soporte cuantitativo correctamente expuesto es que no deja lugar a la réplica. He señalado 2010 en azul turquesa para dejar claro que la inyección de recursos públicos en una economía con exceso de capacidad no mejora su situación económica, sino más bien lleva a la quiebra del país. Irlanda en los últimos años ha hecho tremendos ajustes presupuestarios en aras de reducir el alarmante déficit generado desde 2008, que como ya hemos comentado, desembocó en un rescate. Cabe señalar que, a pesar de haber tolerado la burbuja, contaba con unas cuentas públicas sólidas y consolidadas antes de entrar en la crisis. Un superávit del 0,3% en 2007, junto con una deuda pública del 27,5% no son cifras que puedan presentar todos los países.

Abriendo el split de las cuentas públicas, la OCDE indica que el 71,6% de los ingresos públicos provienen de impuestos, directos e indirectos. Del lado de los gastos, el 82,75% van destinados a partidas sociales (servicios públicos, sanidad, educación y protección social), mientras que la partida destinada a relaciones económicas ha sido capaz de reducir 31,49 p.p. su peso sobre el gasto (en 2010 llegó a suponer el 39% del gasto público). ¿Es esto una violación al Estado de bienestar? Reducir gasto público, orientarlo hacia el carácter de árbitro y supervisor social del Estado y mantener los impuestos bajos y la libertad económica para atraer capital extranjero, intensivo en mano de obra cualificada y dispuesto a invertir en I+D y generar competitividad para el país, son los secretos de nuestro socio irlandés.

Actualmente, Irlanda tiene una tasa de paro del 9,7% (14,7% fue su máximo en 2010 y 2011), el 13% de su población activa trabaja en actividades de I+D (solamente superado por los países nórdicos y Alemania), crea 84 patentes por cada millón de habitantes (España 33,5). Su impuesto de sociedades es del 12,5% efectivo, sin apenas exenciones fiscales (aunque sí créditos para actividades de I+D, por ejemplo), y un IRPF estándar del 20%. De los impuestos directos, como el IVA, ya hemos hablado. Eso sí, en Irlanda, si quieres ver la TV, tienes que pagar a un operador privado. Pobrecitos…

Pasar de un Estado que llegó a suponer el 66% del PIB a un Estado que supone el 39% y con tendencia claramente bajista tiene su precio, sin duda. Hay que tener valor para acometer muchas de las reformas que llevó a cabo el ejecutivo griego en sus años más duros. Sin embargo, los datos son más que evidentes: el sector privado es el más capacitado para generar empleo y riqueza, tanto a nivel macro como microeconómico, y existe efecto crowding out (desplazamiento del sector privado por el sector público) más allá de la inversión puramente dicha. La reducción del tamaño del sector público, eliminando todas las partidas propias de un sistema hipertrofiado, junto con una regulación que actúe de mero árbitro para el sector privado son elementos clave a la hora de atraer inversión extranjera y, por tanto, puestos de trabajo y riqueza para la población.

No voy a pasar por alto el debate que existe sobre la competencia fiscal. Irlanda ha disfrutado de ciertos beneficios fiscales por los cuales empresas como Google, Facebook y demás (que, recordemos, contratan y consumen en el país celta) eluden sus compromisos fiscales en lugares donde opera (por ejemplo, España) para pagar tasas menores. Las soluciones innovadoras es lo que tienen, agujeros que ya se están solucionando. Entrar en una espiral de competencia fiscal, en el que los Estados tengan que proveer de herramientas al sector privado para asentarse en un país y no en otro no solamente es positivo, sino más bien necesario en una economía como la europea que, de otra forma, está abocada al más absoluto fracaso. Con los pilares del Estado de Bienestar como garantes del sistema europeo, el ejemplo irlandés nos marca el camino a seguir si queremos lograr un futuro próspero.

Ruge, tigre, ruge!

Tags: , , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar