lunes, agosto 20, 2018

 

 

Mario Draghi mostró, en la rueda de prensa posterior a la última reunión del Consejo de Gobierno del BCE, su preocupación por la evolución del Euro. No es para menos.

Después de 2,3 billones de Euros inyectados en la economía en los últimos dos años y medio, la moneda común pulveriza máximos (1,25 dólares la semana pasada), la inflación sigue lejana al 2%, especialmente la subyacente y, lo que es más importante, las reformas estructurales siguen sin llegar.

Si nos guiáramos por los hechos, el BCE estaría más cercano al doble mandato de la FED que a mantener los precios en niveles cercanos al 2%. La economía europea consolida la recuperación económica, con signos de vigorosidad en prácticamente todas las economías relevantes –con España a la cabeza –y reduciendo las incertidumbres nacionales, especialmente asociadas a los resultados electorales en Alemania.

Esto, junto con un escenario de inflación baja en el medio plazo y con Estados Unidos sufriendo los efectos de su guerra comercial con China en forma de venta de deuda americana, lleva a una fortaleza del Euro no vista desde hace muchos años. Todo ello en un contexto en el que el sector exterior se comporta de forma inusualmente positiva en un entorno de fortaleza de la moneda local. En definitiva, de todos los objetivos que se marcó Súper Mario con el lanzamiento del QE solamente se ha cumplido uno: mayor asunción de deuda. Exceptuando Alemania, las grandes potencias europeas, junto con Portugal y Grecia, han aumentado su endeudamiento.

Mario Draghi no salvó el Euro. Lo hipotecó. Y ahora está comenzando a ver que la casita de la playa que nos compró a todos los europeos se está convirtiendo en una ratonera conforme pasa el tiempo, la inflación se comporta tal y como era previsible, y los desequilibrios se acumulan tanto a nivel nacional como a nivel europeo. Es necesario comenzar a subir los tipos de interés, tal y como está haciendo la FED, para mandar un mensaje claro a Gobiernos y actores económicos: La fiesta se ha acabado.

Seguir aplicando medidas no convencionales en un contexto económico claramente expansivo conduce inevitablemente a que la próxima recesión, que llegará, sea de mayores proporciones. Ya nos pasó durante la primera década de los 2000, y parece que no lo hemos aprendido como sociedad. Las burbujas en los mercados financieros están
ahí y hay que devolver la racionalidad. Las carencias estructurales en muchos Estados Miembros están ahí y hay que solventarlas si queremos construir una zona Euro más sólida y resistente a los shocks económicos. A parte de gastar más y proponer la puesta en mercado de los Eurobonos, tenemos que liberalizar las economías y gestionar los desequilibrios existentes en términos de deuda, finanzas públicas y gestión del Estado de bienestar.

Si no lo hacemos, seguiremos siendo excesivamente dependientes de cualquier shock que se produzca a nivel internacional o, sin ir más lejos, las próximas elecciones italianas. La economía es por naturaleza cíclica y ninguna ciencia humana va a cambiar esa condición. Si seguimos por este camino, cuando llegue la próxima recesión no habrá margen presupuestario ni de asunción de deuda para que los Gobiernos den respuesta a las necesidades de la sociedad.

Ante la sensación de desconcierto de Mario Draghi –y compartida por muchos
economistas, entre los que me incluyo –reformas y sobriedad en las finanzas públicas. Es
la única manera de salvar al Euro.

Tags: , , , , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar