lunes, agosto 20, 2018

Vivimos tiempos apasionantes. Creo que hacía muchos años que España no experimentaba una campaña electoral tan intensa y plural, tanto en propuestas como en estrategias y líderes políticos.

Lo cierto es que tanto el debate de ayer, día 7 de diciembre, como el del domingo, dibujan un escenario claro en mi mente de hacia dónde se dirige al país y qué puedo esperar de cada fuerza política. Espero (aunque la empresa no carece de dificultad) reflejarlo en este post.

Hemos hablado largo y tendido sobre las líneas maestras que debería seguir el Ejecutivo que gestione España durante los próximos años (click aquí, aquí, aquí y aquí para leer los respectivos post). Es cierto que muchos de los temas no se han tratado en los debates referidos, aunque un servidor ha leído los programas electorales de todas las fuerzas políticas y habla con cierto conocimiento de causa.

Sinceramente, creo que el mayor logro de los partidos que recientemente han salido a la palestra (Ciudadanos y Podemos) ha sido la obligación de reciclaje de PP y PSOE. Ambos están sufriendo, y mucho, un proceso lento y doloroso para organizaciones tan grande; de hecho, visto lo visto, desde mi humilde punto de vista el PSOE y su líder, Pedro Sánchez, continúan en una época distinta a la actual. Hablan un idioma distinto, y tratan de nutrirse de un pasado que tiene tantas luces como sombras y, por tanto, no está a la altura de las exigencias de la ciudadanía. Seguir hablando de un modelo federal de territorio, de indexación de retribuciones dinerarias (pensiones, para ser más concreto) al IPC y derogar todo lo que ha hecho el de enfrente es, sencillamente, un dejá vu que aterra a una parte muy importante de los votantes.

Por otra parte, hay cierto consenso entre los partidos aspirantes a gobernar (PSOE, Ciudadanos y Podemos) en un tema de vital trascendencia. Lo que ellos denominan renegociar el objetivo de déficit con Europa. Es cierto que PSOE es el único que incluye una cifra tangible en su programa electoral: el 1% para el último año de legislatura; sin embargo, siento ser pesimista, la experiencia me ha demostrado que los milagros no existen y la reducción del déficit solamente tiene un camino, y es gradual. Y este punto es de suma relevancia, pues en el control del déficit y en el saneamiento de las finanzas públicas está la base para construir cualquier programa político que se precie. Como ya hemos dicho en este blog, cualquier derecho pierde su validez si nadie está dispuesto a pagarlo, y España cada vez se aleja más de su condición de país solvente. Deseo profundamente que la inclusión de la cláusula correspondiente al déficit, incluida en la Constitución, sea un cortafuegos suficiente para parar el ansia despilfarradora de los potenciales gestores de este país.

Tomando lo anterior como base, siento no reconocer ninguno de los números que aparecen en los programas electorales. Especialmente los relacionados a la recaudación pública. Porque espero que no exista un mínimo atisbo de confusión: el gasto es una partida cierta; el ingreso, una estimación probable a futuro. Por lo tanto, señalar al paro como único objetivo de política económica para los años 2016-2020 es, sencillamente, un error. Porque el paro es consecuencia de una serie de medidas que sí que están en la mano del legislador. Podemos modificar el contrato, subir dos puntos arriba o abajo el IRPF, e incluso establecer por ley un complemento salarial o una renta básica. Nadie va a contratar más en una economía anoréxica, en la que hay más rigideces que garantías para los empresarios y la mayoría de sectores cuentan con agentes protagonistas ayudados por el Gobierno. Nadie.

Además, de poco sirve proponer una rebaja del IRPF (como propone Ciudadanos) si por otro lado aumentas el coste de la contratación mediante el contrato único. Quitas de un lado para ponerlo en el otro. Aunque en materia de impuestos y costes laborales la palma se la lleva Podemos. Aumentar el salario mínimo interprofesional es sinónimo de aumentar el paro. Es una lección de economía básica. Tratar de financiar todo con cargo a un fraude fiscal (que recordemos es una estimación) y al sector financiero, directamente, un suicidio colectivo. ¿Me puede explicar el señor Iglesias qué va a hacer con los parados que se le van a acumular con un perfil marcadamente financiero? Pretende sacar más de 10.000M€ al sector y que los banqueros le aplaudan con las orejas. Iglesias es, sin duda, un líder excepcionalmente carismático. Pero en economía sus propuestas sólo tienen un final: desastre. Por cierto, mi mejor valoración del debate en Atresmedia va dirigida a él.

Por su parte, el partido que actualmente regenta el Palacio de la Moncloa (Partido Popular) está haciendo una campaña estratégicamente impecable. Podría resumirse en que si alguien entra a un restaurante valenciano espera poder degustar una deliciosa paella de la tierra. Puede pedir (y le venderán) marisco, arroz o aceitunas por separado. Pero el restaurante está preparado para servir paellas y es lo que hace realmente bien. En el caso del Partido Popular, con su líder Mariano Rajoy al frente, la paella se traduce en los millones de pensionistas que votarán el próximo 20 de diciembre, muchos de los cuales están encantados por haber visto aumentada la cuantía mensual de su pensión. Resulta evidente que es un mensaje que están explotando al máximo, y el líder ejecuta a la perfección lo que podríamos denominar su cortejo al target: partidas de cartas con jubilados, mítines, entrevistas con Bertín Osborne, etc. Mientras, su mano derecha, que, además, tiene la suerte de ser mujer en una sociedad sedienta de lideresas, dedica sus esfuerzos a poner en valor el equipo que forma el Partido Popular (frente a las individualidades que personalizan Albert Rivera y Pablo Iglesias), así como la experiencia como activos diferenciales para gobernar. A día de hoy, no he encontrado ni un solo acto ni una sola palabra del PP que no esté totalmente alineado con esta visión de las elecciones. Lo que está por ver es hasta qué punto les funcionará.

En cuanto a promesas electorales, la verdad es que durante los próximos años no podremos decir que prometieron cosas que no va a cumplir. Vende “bajar impuestos”, sin señalar el horizonte temporal, “fomentar la contratación de indefinidos” mediante una medida cuyo impacto es, a mi juicio, limitado, y casi 200 páginas de programa electoral que bien podría servir para vender cualquier servicio masificado, además de para convencer a un ciudadano. Esto, repito, forma parte de su estrategia electoral: vendo paella, que está compuesta por los 4 años que llevo en el Gobierno, una base de votantes afines al partido y un equipo con experiencia. El resto lo iremos afrontando conforme llegue el momento.

En resumen, tenemos en el panorama nacional excelentes comerciales políticos (algunos de ellos también excelentes líderes) aunque poco cambio creíble a la vista. Seguiremos gastando lo que no tenemos en pos de una demanda agregada que ya se ha demostrado no llegará de la mano de papá Estado. Eso sí, un plan con objetivos detallados con las políticas a implementar en cada año de legislatura, medidas claras y tangibles en materia de desarrollo sostenible o gestión cultural, el marco normativo en el desarrollo de la sociedad digital o un compromiso claro y comprometido, por parte de todas las fuerzas políticas, por la educación pública, si eso, lo dejamos para próximas ocasiones. Señor Rivera, espero de usted las virtudes del omnipresente Adolfo Suárez para la consecución de los nuevos Pactos de la Moncloa.

Tags: , , , , , ,

Related Article

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar