lunes, agosto 20, 2018

Comienza a hacerse urgente formar Gobierno. Si nuestra clase política tuviera un mínimo sentido de Estado y visión en conjunto de la sociedad, ya se habrían dado cuenta de que el despropósito actual ahonda aún más en las dificultades que está atravesando la economía española.

Ya escribí hace unas semanas en un medio digital sobre las consecuencias del despropósito político. En ese momento eran solamente indicios provenientes de los mercados financieros. Hoy en día ya tenemos un impacto para 2017: el PIB crecerá un 1,4% menos en 2017 en caso de que no logremos un Gobierno estable. No es una estimación infundada, pues ya existen indicadores adelantados, usados por economistas de todas las corrientes ideológicas, para medir la evolución económica. Veamos algunos:

Consumo eléctrico. El índice de red eléctrica ha demostrado ser una herramienta muy fidedigna a la hora de predecir la evolución de la economía. Se trata de un indicador cuyo objetivo es facilitar una información adelantada de la evolución del consumo eléctrico del conjunto de empresas que tienen un consumo eléctrico medio/alto.

Fuente. Red eléctrica

Fuente. Red eléctrica

El gráfico muestra la tasa de variación interanual del consumo eléctrico de las grandes cuentas de nuestro país. Se observa con claridad cómo, a partir de Septiembre de 2013, la tendencia cambia y comienza a construir una senda claramente alcista. Durante 2015 el consumo de electricidad crece a un ritmo promedio superior al 2% (tasa de crecimiento alcanzada durante los mejores años del boom) para estamparse en enero y febrero de 2016, cuando decreció un 1%. La peor noticia, sin duda, es observar cómo en la serie histórica enero y febrero son meses en los que tradicionalmente el consumo de luz ha crecido, incluso en los años más duros de la crisis. Es decir, los datos mostrados no tienen un componente cíclico capaz de explicar la evolución. Tampoco queda explicada por una economía que arrastra debilidad.

Se trata, sencillamente, de un aviso: La economía desacelera, los agentes dejan de producir en España y no demandan energía eléctrica. Para los curiosos, el sector más afectado (una vez más), es el industrial. Parece que incluso el sector exterior se comienza a resentir.

Crédito destinado a actividades productivas. Ya hemos hablado en este blog largo y tendido sobre la ausencia de recuperación en el crédito destinado al sector privado. Ni tan siquiera 600.000M€ (el 0,6% del PIB de la eurozona) de dinero impreso por orden de Mario Draghi han sido capaces de dinamizar el core del sector bancario. Es más, el dinero inyectado en la economía continúa amontonándose en forma de pasivos del BCE. Esto son, las reservas que los bancos comerciales depositan en el BCE, aún a costa de pagarle el 0,2%.

Además, como veremos en el siguiente gráfico, para países como España el problema es aún mayor, dado que el poco crédito que se está dando no tiene como finalidad actividades productivas:

Fuente: BdE

Fuente: BdE

Los agentes privados tiran de crédito al consumo para tapar agujeros mientras la economía cae en un profundo letargo del que nadie está dispuesto a despertarla. Nadie, ni agentes internos ni inversión extranjera, ha confiado ni confía en nuestro país como una inversión de la que obtener rentabilidad a futuro. Más allá, el gráfico muestra con una frialdad abrumadora cómo en el cuarto trimestre de 2015 se ha vuelto a romper la tendencia creciente que llevaba el crédito destinado a actividades productivas. De nuevo, no podemos achacar la recaída a un efecto cíclico, pues vemos cómo en 2013 y en 2014 el cuarto trimestre fue especialmente positivo en términos de este indicador.

Bienes de equipo. Muy ligado al anterior punto, en la cartera de pedidos de los bienes de equipo se observa con claridad el parón económico en enero y febrero del año en curso:

Fuente: BdE

Fuente: BdE

Ni tan siquiera el buen comportamiento de febrero durante la serie analizada ha sido capaz de devolver los datos a su tendencia creciente. Preocupante por ser las bases del país que queremos construir. Sin bienes de inversión, ¿qué mano de obra va a ser necesaria? ¿qué vamos a construir? Es importante pararse a pensar la España que queremos construir para el futuro, y observar si es lo que estamos desarrollando o no.

Inversión extranjera. Parece de perogrullo, pero es complicado esperar que agentes extranjeros inviertan sus recursos en un país en el que en un horizonte temporal de menos de 6 meses pueda salir un partido que pretende destinar los beneficios generados a un Estado hipertrofiado e ineficaz, prácticamente con la misma posibilidad con la que puede continuar el Gobierno que ha estado durante los últimos 4 años. Todo ello agravado por el hecho de que sea quien sea el elegido, gestionar nuestro país va a ser una tarea muy complicada, vista la fragmentación del Congreso. Por lo tanto, no es de extrañar el siguiente gráfico:

Fuente: BdE

Fuente: BdE

Recoge la inversión extranjera en España, incluyendo la inversión directa y la inversión en cartera, como porcentaje del PIB. Más allá de ser una serie muy cíclica, sujeta a determinados períodos del año, se observa cómo, a partir del primer trimestre de 2015, la tendencia se ha dado la vuelta, adquiriendo un tono decreciente que se ha agravado en la última parte del año.

Evidentemente, el sentimiento inversor hacia nuestro país ha ido evolucionando conforme se desencadenaban las noticias y encuestas que daban alas al despropósito político que vivimos actualmente. Y Noviembre y Diciembre solamente han puesto la puntilla a una situación que se hace por momentos insostenible.

Los datos anteriores son solamente variables ilustrativas de que la situación está empeorando, y continuará con el paso de los meses si seguimos con esta irresponsabilidad política de gobernar a cualquier precio, incluido el de los propios ciudadanos. Porque espero que nadie se lleve a engaño, esto que hoy vemos en un blog cualquiera, en forma de gráfica, en el tercer trimestre comenzará a resentirse en la economía real, e implicará puestos de trabajo perdidos, mayor prima de riesgo (y pago de intereses), y una espiral descendente que veremos dónde desemboca, vista la inestabilidad que reina a nivel internacional. Si el Ministro de Economía en funciones aparece en un periódico afirmando que tendría que ocurrir una catástrofe para que España no crezca al 3% este año solamente indica que dicho crecimiento es artificial. Es decir, provocado por un petróleo barato y por el BCE. No porque los fundamentales avancen de forma sólida y sostenible.

Tags: , , , ,

Related Article

2 Comentarios

Pedro Barquero 31 marzo, 2016 at 9:53 am

Buena entrada Dani!!!

Te hago una reflexión, en este contexto tengo dudas de que peso tiene cada situación. Aún siendo evidente que la falta de gobierno y la incertidumbre sobre su “color” afecta, existen varios factores incrementales.

Por un lado, el parón, desde enero 2016, de la inversión pública acometida en el 2015 que me temo que se hubiera sido de cualquier manera, los mercados financieros que se han posicionado en liquidez ante los niveles de volatilidad, los sustos del sector bancario europeo, etc…

Que paramos más que la media es verdad, pero ¿es coherente esas proyecciones con la realidad de nuestra economía? ¿Quizás tanto bombo de recuperación sobre un déficit de 10.000 millones superior es razonable?

No sé qué parte es el “no nuevo gobierno”, que parte el contexto y que parte es seguir construyendo una recuperación sobre barro…

    Dani 31 marzo, 2016 at 10:08 pm

    Estimado Pedro,

    Como siempre, una gran aportación a la entrada. Gracias.

    Desde mi punto de vista, el peso de la incertidumbre es mucho mayor de lo que muchos tienen en su cabeza. ¿Por qué? Muy sencillo: Los presupuestos de 2016 fueron aprobados (afortunadamente) por el actual Gobierno en funciones. Y digo afortunadamente porque, en cualquier otro caso, ahora mismo tendríamos un país totalmente paralizado. Por lo tanto, la menor inversión de la que hablas es cierto que se está dando, pero tiene un impacto limitado y, lo que es más importante, está incluida con un grado de certeza alto en las estimaciones de crecimiento para el presente año y el que viene.

    En referencia a la coherencia entre las proyecciones con la realidad de nuestra economía, como comento en el post, creo que son coherentes. Y lo creo sinceramente. Bajo un Gobierno continuista, solamente el hecho de tener los presupuestos aprobados, una inyección de dinero mes a mes de cuantía muy importante que aminora los gastos financieros y permite asumir deuda a un coste bajo, una moneda depreciada que permite exportar fuera de la UE, y un petróleo que abarata tremendamente los costes de producción, la economía puede continuar la senda de crecimiento que ha marcado durante el 2015.

    Ambos estamos de acuerdo en que es un crecimiento ficticio, y muy alejado de la economía real. Sin embargo, bajo los KPIs que usamos para medir la evolución económica (PIB, básicamente), sí que continuaría la expansión. En lo que estoy radicalmente de acuerdo es que la recuperación sobre un déficit tan abultado no es ni razonable ni deseable. Eso lo he comentado repetidamente en este blog, y continuaré desarrollando la idea, que cada vez gana más adeptos.

    También comparto contigo una clara influencia de la volatilidad del sector financiero e inversor. Evidentemente, los inversores cada vez buscan más activos refugio (como son el oro y cada vez más el dólar americano, ante la subida de tipos de la FED), y el sector bancario sigue teniendo grandes hándicaps en su negocio core (rentabilidad y demanda solvente de crédito) como para embarcarse en proyectos en condiciones de incertidumbre. Y esto tiene un nexo con la recuperación sobre barro (tal y como la has denominado, con acierto): Hasta que la expansión del PIB no tenga su reflejo en los agentes reales, es imposible un sentimiento financiero e inversor favorable. La razón es muy sencilla: nadie está dispuesto a prestar e invertir en el largo plazo, cuaundo existe tanta incertidumbre en torno a el país en su conjunto.

    Gracias, como siempre, por estar ahí y aportar a mi blog.

    Un saludo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

IDIOMAS

EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish

SÍGUEME

LINKEDIN

Suscríbete

He leído y acepto el aviso legal

ÚLTIMOS TWEETS


VÍDEOS

Facebook
LinkedIn

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar